Que importante es respetar los procesos y aprendizajes de los Niños

November 11, 2016

 

 

 

Hablar de un niño , es tocar a la infancia y no de un adulto pequeño , sino un niño que está en plena construcción para llegar a ser a través de sus propias experiencias el Hombre del mañana

Observar a un niño sin interrumpir nos lleva a darnos cuenta de que la vida misma es lo que está sucediendo y contribuyendo al mayor aprendizaje. Dejando impregnado el conocimiento a través de su propia experiencia..
 

Cuantas veces nos encontramos interrumpiendo al niño para que venga a hacer algo más importante (según quién?)

Cuantas veces nos encontramos con la necesidad de aprovechar cada instante para enseñar al niño y dar clases particulares y dejamos de convivir o disfrutar, queriendo ponerle nombre y apellido a cada momento, ya sea una planta, flor o lo que se le aparezca en el camino y que simplenente El Niño estaba disfrutando...

 

En estas líneas espero encuentres lla importancua que tiene para El Niño el disfrutar plenamente y sin interrupciones .El aprendizaje no viene a través de todo el verbo o interminables lecciones que a cada rato damos s nuestros hijos... Sino de todo el baggage y recolección de experiencias y datos que va adquiriendo en su andar..
 

Hoy en día muchas madres y padres tenemos claro que no queremos “embutir” a nuestros hijos de conocimientos, que no queremos que tengan deberes o que pasen largas horas estudiando a través de libros en la escuela.

Salimos con los niños a espacios naturales, al campo, al mar… esperando que el aprendizaje sea más vivencial. Que la naturaleza que ven les genere preguntas y sed de aprender.

Y ahí estamos, al acecho, buscando la más mínima oportunidad para compartir conocimiento y metérselo en la cabeza. A menudo un niño pequeño está observando una flor detenidamente y de golpe se acerca un adulto (padre, madre o educador) explicando las partes de la flor, o de que especie es o la época del año en que florece… Y es posible que acabemos de romper un momento único en el que ese pequeño estaba disfrutando de la experiencia, quizás en un estado semi-meditativo o estaba recordando algo relacionado con la flor… no sabemos lo que pasaba por su cabecita.
 

Respetar esas pequeñas observaciones de los niños sin interrumpir impartiendo conocimiento o intentando generar una expectación aún superior de la que ya tiene el niño es primordial. Los pequeños se maravillan de su entorno constantemente. Quizás sería mejor no interrumpir, porque esos momentos únicos y tan importantes se esfuman. Se acaba perdiendo también, así, la capacidad de los seres humanos de sorprenderse y admirar el entorno, el arte…
 

¿No te ha pasado nunca que os quedáis maravillados ante un paisaje exuberante del que no conocéis ningún nombre de planta pero que os invita a relajaros y a sentiros felices sin más?

¿Y qué os parece si llega otro adulto y os empieza a indicar el nombre científico de cada planta? ¿O las partes que tiene? Pues se rompe la magia del momento, ¿verdad?

Lo mismo sucede con los niños.

Pero es que además los niños son pequeños e inocentes, pero no tontos. Se dan cuenta de sobras que estamos intentando enseñarles algo. Pueden acabar aborreciendo las salidas al medio natural (o el aprendizaje en sí) si constantemente las convertimos en “salidas educativas”.

 

Cada vez que regreso a estas líneas, recuerdo tanto a la maravillosa mujer, maestra y Ser humano CATO HANRATH que en nuestro entrenamiento y sesiones con ella nos daba el espacio para únicamente ESTAR .. EXPLORaR y ApRENDEr

 

¿Y POR QUÉ QUEREMOS ENSEÑAR SIEMPRE A LOS NIÑOS?

Creo que una razón puede ser que tenemos muy interiorizado el binomio “educación-aburrimiento”, algo que quizás proviene desde nuestra propia experiencia, e intentamos aprovechar las ocasiones más lúdicas para meter baza y enseñar cosas de forma amena. Pero aprender es divertido en sí mismo si la motivación es real y propia.

Otra razón es que aunque queramos creerlo… en el fondo pensamos que si no enseñamos cosas a los niños jamás las aprenderán. Pero eso no es así. Los niños están aprendiendo constantemente. También los adultos lo hacemos. La experiencia no es sólo una gran maestra sino una generadora de inquietudes. Dejemos que los niños tengan muchas experiencias y después apoyemos las distintas inquietudes que puedan surgir de ahí. Así es como esos niños tendrán aprendizajes reales, que perdurarán.

 

Cuando hablamos de la importancia del aprendizaje vivencial no significa que haya que aprovechar cualquier vivencia del niño para enseñarle algo. No se trata de eso. Aprender a través de la experiencia no es lo mismo que aprovechar las experiencias para educar o enseñar. La diferencia gramatical es sutil pero son conceptos muy distintos. En la primera es el niño el que observa, quien extrae las conclusiones y quien dirige su aprendizaje. En la segunda es el adulto el que transmite ese conocimiento (de forma lineal y única, por lo general).
 

Enseñar y aprender es totalmente distinto ... Hagamos consciencia y poco a poco observando de cerca y a la vez de lejos como nuestros hijos van creciendo y logrando que sus propias experiencias observaciones y aventuras construyen su aprendizaje y este a final de cuentas es el verdadero conocimiento

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Featured Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Recent Posts

March 6, 2019

February 5, 2019

January 9, 2019

May 5, 2018

Please reload

Archive