5 Razones para tener amigos Yogis

February 22, 2017

 

 

 

 

Tan seguro como yin complementa al yang, estoy descubriendo que los yoguis hacen algunos de los mejores amigos.
 
Claro, he oído hablar de cuentos de personas complicadas en el Yoga, llenas de celos sobre quién tiene el mejor tapete o ropa, buscando competir por quien hace el mejor parado de cabeza o parado de manos, y luego se pelean por el chico de yoga guapo en la esquina. Pero esto es algo que encuentras en cualquier ambiente por lo que no me preocupo demasiado. Al final me doy cuenta de que la gran mayoría de los Yoguis son grandes seres humanos.


El yoga une, esa es la base de su filosofía y quienes practican el Yoga verdadero lo pueden entender. He encontrado un grupo diverso de yoguis de todas las edades y de todos los orígenes, unidos en su amor por el yoga y un deseo común de ser amigable en el tapete.

 

He sido capaz de profundizar en las amistades a través de la experiencia transformadora que es la formación de maestros, durante los retiros de yoga de fin de semana, y por el simple acto de compartir conversaciones cálidas después de la clase.

 

He conectado con mis hermanas del alma, encontrado otras mamás que meditan, y esto me ha generado un sentido de pertenencia que no puede ser ofrecido en una clase de gimnasia.

 

Con el yoga como motivo de reunión, me he dado cuenta de que las cosas que tenemos en común son mucho mayores que aquellas cosas que nos separan. Y creo que es por eso que los estudios de yoga son un gran lugar para la amistad.

 

El yoga nos da la oportunidad de practicar cómo ser un buen amigo en el tapete, y luego nos permite "perfeccionar" esto en la vida real. A continuación las razones por las que los yoguis hacen amigos increíbles.

 

1. El yoga nos enseña a ser más compasivo.

En la práctica del yoga, dentro y fuera de la clase, aprendemos a no juzgar tan severamente y aceptar lo que somos (reconociendo lo bueno y lo malo). Llegamos a apreciar que el yoga no es una competencia con los demás, y no es una competencia con nosotros tampoco. Durante la práctica aprendemos a reirnos de nuestros errores y aceptar el lugar en el que se encuentra mi cuerpo ese día. Evito compararme con los demás ya que es una práctica personal y no estoy compitiendo con nadie. 

 

2. El yoga nos enseña a ser autosuficientes.

Yoga no es un deporte de equipo, a pesar de que sin duda podemos beneficiarnos de la energía compartida con nuestros compañeros de clase. En última instancia, tenemos que recurrir a nuestras propias reservas de energía, para mantenernos enfocados y  en paz durante la práctica de yoga física, durante nuestra meditación y especialmente en tratar de vivir los principios del yoga todos los días.

Esto nos ayuda a ser personas auto-suficientes y es algo que podemos llevar a nuestras amistades. A nadie le gusta tener un amigo dependiente, de alto mantenimiento y que necesita ayuda para todo. 

 

3. El yoga nos enseña a apoyar y admirar a los demás.

Mientras que el yoga se trata de mirar internamente, incluso con el mejor drishti (mirada), podemos notar cómo otros practican asana. Lo importante es que las veamos con admiración y respeto, no como competencia.

Cuando observamos con admiración la fuerza, flexibilidad o enfoque de otra persona, también lo podemos aplicar en  la vida real al ser un amigo atento y de apoyo que admira a los demás sin tener celos.

 

4. El yoga nos enseña la persistencia.

Yoga es un viaje de vida, siempre hay algo nuevo que aprender. Lo mismo sucede en las amistades. Si tienes suerte, siempre estarás aprendiendo y creciendo en la vida, pero requiere persistencia y mucho trabajo, cualidades que podemos transmitir a nuestras relaciones.

 

Mientras que a veces experimentamos grandes amistades fugaces que sólo duran una temporada, te aseguro que lo mejor de las amistades se obtiene a largo plazo. Es ahí cuando los vínculos se profundizan y aceptamos al otro tal cual es.

 

5. El yoga nos enseña a profundizar.

En el yoga, tenemos la oportunidad de profundizar en nosotros mismos a medida que buscamos entender la conexión universal que nos une a todos.

Con un buen amigo buscamos conversaciones profundas y significativa todo el tiempo, pero al usar el yoga como marco para ver la vida y trabajar con problemas, podemos llegar a ser buenos oyentes y ofrecer consejos significativo a nuestros amigos.

 

Una palabra de precaución-si te gusta el yoga, es totalmente posible que empieces a aburrir a tus amigos no-yogi con los pequeños detalles, o molestarlos con frecuentes súplicas para entrar en la práctica. Déjalos ser, cuando estén listos te acompañaran a una clase, mientras recuerda aceptarlos tal cual son y entender que pueden tener intereses diferentes. Que las diferencias nos unan en lugar de separarnos.

 

 

 

 

Please reload

Featured Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Recent Posts

March 6, 2019

February 5, 2019

January 9, 2019

May 5, 2018

Please reload

Archive