Yoga en Familia... Un Espacio para Convivir

July 17, 2017

" Enseñaras a volar, pero no volaran tu vuelo. Enseñarás a vivir, pero no vivirán tu vida. Sin embargo... en cada vuelo, en cada vida, en cada sueño, perdurará siempre la huella del camino enseñado......"

 

Otra forma de cuidar y cultivar la confianza dentro de la familia es a través del cuerpo.

Todos andamos en busca de unas relaciones familiares donde la serenidad esté presente pero los ritmos de vida nos juegan malas pasadas. Nuestra atención se desvía hacia el exterior – el trabajo, lo social, la escuela,… - que no es malo en sí mismo, pero si nos impide atender lo interior – el cuidado de uno mismo, la observación del desarrollo de los hijos, las propias necesidades y las de los otros miembros de la familia – termina causándonos un malestar interno, a menudo profundo.

 

La práctica del yoga en familia no es una finalidad. Es un medio que nos permite recuperar ese cuidado interno, nos ayuda a comprender ese entrelazado que existe dentro y fuera; a disfrutarlo, da una oportunidad al cuerpo para que nos recuerde lo que de verdad es importante para nosotros…

 

Te propongo este sencillo ejercicio que puedes practicar en casa, en cualquier momento que tengas necesidad de entrar en un clima de confianza mutua…

Podemos iniciar con un pequeño calentamiento. Nos tumbamos boca arriba con las rodillas flexionadas sobre el abdomen y animamos a otro miembro de la familia a que nos ayude a practicar el movimiento de torsión. Éste tomará nuestras piernas y las inclinará acercándolas suavemente al suelo, luego las subirá hacia la posición original y las llevará hacia el otro lado. Después de repetirlo varias veces cambiamos los papeles.

 

Cuando estemos dirigiendo el movimiento de las piernas del otro estaremos atentos a lo que necesita: más despacio, no tan abajo, las piernas más sujetas… Y cuando estemos tumbados a lo que el otro nos puede ofrecer: quizás su fuerza aun no le permite sostener nuestras piernas con firmeza, o necesita que le expliquemos con más detalle que es lo que nos gusta y lo que no.

 

Una vez hecha esta preparación nos disponemos a rodar sobre el suelo o la cama, primero uno, después el otro. Y finalmente nos abrazamos para rodar juntos. ¡Algunos hasta ruedan de tres en tres!

 

Después de un ejercicio de este tipo, podemos dar espacio a la conversación, el cariño, la intimidad, todo ello se verá sin duda favorecido por este tipo de movimientos.

Estar inmerso en un ambiente de disfrute donde el adulto se relaciona a través del cuerpo, ayuda al niño a tomar conciencia de que los códigos de comunicación no verbal siguen siendo una vía de relación con el mundo adulto que les rodea. Es decir, la práctica del yoga en familia crea un entorno que favorece que el niño mantenga la conexión con su cuerpo y con los demás.

 

Compartir un espacio donde ponemos la práctica corporal al servicio del autoconocimiento y la relación nos ayuda a crear un entorno seguro, relajado y abierto a la evolución.

 

La respiración es una herramienta muy potente para encontrar esos instantes de calma en la tormenta que permitirán a la madre afrontar las situaciones críticas que a veces se presentan. Si no hay un hábito en la escucha de la respiración es un buen momento para empezar a construirlo: percibiendo como el aire entra y sale del cuerpo, estando atentos a las sensaciones corporales que se perciben - temperatura del aire, ritmo respiratorio, ... - y colocando las manos en el abdomen a fin de sentir como poco a poco crece y se expande..

 

Nuestro trabajo es continuar caminando cada día por nuestro mapa personal sobre el mapa Universal... Y compartirlo con nuestros hijos sentirnos viajeros y no turistas, vivir la aventura de vivir .... Vivir cada momento y estado caminando con consciencia y apertura, con flexibilidad y armonía y sobretodo con alegría y entusiasmo...Y en ese camino compartir para crear más luz en nosotros y en los demás, crecer nuestro circulo de luz, amor y presencia plena..

 

Cualquier momento, cualquier pregunta, cualquier espacio es un pretexto para vivirlo intensamente, y sentir la vida con nuestros cinco sentidos...nuestros hijos aprenden a vivir cada experiencia al máximo! Ya que la empiezan a sentir todo desde el corazón.

Detengamos el ritmo.. Disfrutemos juntos momentos de presencia en consciencia, disfrutemos simplemente estar...

 

Por ultimo haz conciencia de como estas ahora.. Retoma tu respiración consciente y mantente simplemente escuchándola con tus ojos cerrados.


Puedes después de unos momentos poner algo de música y recostare para relajarte.. Soltar las piernas y los brazos y simplemente observar tu respiración... Podrías ponerle algún muñeco en su abdomen para que sienta el movimiento.

 

O salir a la naturaleza y observar el cielo, las nubes y sus distintas formas..

Al final sentarte y agradecerte a ti, a cada persona que esta en tu vida.. A la vida, al planeta tierra, a la naturaleza y a Dios por este espacio y este momento juntos.

Enseñar a tus hijos a agradecer cada día es importante.. Y no dar nada por hecho...

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Featured Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Recent Posts

March 6, 2019

February 5, 2019

January 9, 2019

May 5, 2018

Please reload

Archive